4 modelos de ecommerce para triunfar en 2020

Dic 23, 2019 | Emprendimiento

Te presento 4 modelos de negocio que desde el punto de vista del cliente todos son ecommerce, pero desde el punto de vista del emprededor son muy diferentes.

El otro día hablaba con un amigo acerca de una idea de negocio online y me di cuenta que confundía 4 modelos de negocio basados en ecommerce pero que tienen mecánicas totalmente diferentes.

Me pareció que más gente podía tener estas mismas dudas así que vamos a aclararlas.

Los 4 modelos son:

  • Ecommerce tradicional,
  • Drop-shipping
  • Venta por afiliación
  • Venta en marketplaces.

Modelos hay más, incluso híbridos de estos mismos modelos.

Digamos que estos 4 modelos de ecommerce tienen en común, que el cliente final está navegando por la web, encuentra un anuncio o un producto que le gusta, lo acaba comprando y se lo envían a casa.

Ecommerce tradicional

Este es el modelo que más o menos todos conocemos.

Desde la perspectiva del emprendedor necesitas tener una plataforma de venta, un stock de productos, y una clientela a la que tienes que enviar los productos.

La plataforma, puede ser la misma que en los otros modelos de negocio. Shopify, prestashop, magneto, woofomerce o que satisfazga tus necesidades.

Los puntos principales que hacen diferente este modelo son:

  1. La clientela es tu propia responsabilidad. Debes encargarte de las devoluciones y de atender cualquier tema pre-venta y post-venta
  2. Eres responsable de almacenar tu stock en un almacén. Y por lo tanto de estar pendiente de que tengas suficients unidades para tus clientes y por supuesto de mantener la relación con los proveedores.
  3. Por último, aunque no tienes que transportar tú los paquetes, si que tendrás que preparar los pedidos, gestionar las entregas y las tarifas con el proveedor de envíos.

Este es el modelo más complicado de los 3 y el que más riesgos tiene a nivel financiero pues tienes que tener un stock y una plataforma antes de empezar a vender.

Una de las mayores ventajas es el margen y el control que tienes sobre el precio del producto. Al no haber intermediarios y tener el stock cerca de ti, podrás ser competitivo en cuanto a precios sin tener que sacrificar tu margen.

En cuanto a marketing, este modelo puede funcionar con cualquier medio. Ya sea social Ads, Search Ads, SEO o Email.

Una estrategia combinada y bien orquestada con un buen producto puede hacer que este modelo tenga éxito.

Drop-Shipping

Este modelo es un nivel más sencillo que el ecommerce tradicional y te explico por qué.

En este caso la plataforma vuelve a depender de ti y la relación con el cliente también.

Pero, el producto no lo tienes tu.

Existen proveedores de dropshipping que permiten que publiques su catálogo de artículos en tu platforma.

Además puedes usar proveedores distintos para configurar tu oferta.

La mecánica es la siguiente:

  1. Un cliente hace un pedido
  2. Tú recibes una alerta en tu plataforma
  3. Haces un pedido de ese producto al proveedor con la dirección de envío del cliente final.
  4. El proveedor del producto empaqueta y organiza el transporte del pedido.
  5. El proveedor recibe confirmación de entrega del paquete.
  6. Tu recibes confirmación de entrega del paquete.

Por lo tanto, en este caso tú no ves nunca el producto.

Esto tiene, como es obvio, 2 ventajas fundamentales:

  1. Tú stock es infinito y no tienes que pagar por enviarlo
  2. Los paquetes y los envíos los gestiona el proveedor

Hay cierta gestión que debes realizar para mantener el tracking los pedidos que se hacen y se envían a los clientes.

La gestión de esta triangulación de plataforma-proveedor-cliente hoy en día esta más que resuelta a través de software con plataformas como Spotify y Oberlo haciendo el proceso tan sencillo que apenas llevas unos minutos gestionar cada pedido.

El mayor inconveniente de este modelo es que la mayoría de proveedores actualmente están en China, y los tiempos de envío no son para nada comparables a los de otras plataformas como Amazon.

Estamos hablando de tiempos de envío de entre 10 días y 30 días dependiendo del proveedor.

Por otro lado, al ser un modelo con menos riesgos hay más competencia.

Este modelo puede ser muy rentable si eres capaz de encontrar un productor innovador y explotarlo antes de que otros competidores se sumen a la guerra.

En este modelo se suelen utilizar social ads y marketing de influencers. Ya que al ser un producto que otros competidores ya están vendiendo depende mucho del «empacado» y de cómo vendas la novedad.

Afiliación

Modelo de negocio de afiliacion

Este modelo no es como tal ecommerce para el emprendedor pero si lo es para el cliente el cliente final.

En este caso dispones de una plataforma que puede ser la misma que los anteriores modelos, pero ahora el pedido no se registra en tu sistema.

Tú misión solo es captar clientes potenciales de un producto y enlazarlos (llevar tráfico) con el ecommerce donde realmente se venden esos productos.

Si el pedido finalmente se realiza, tú recibes una comisión.

La ventaja para el cliente final, es que tú le estás aportando un valor adicional que no tiene el ecommerce. Como tests del producto, agrupaciones y categorizaciones de productos, descripciones más extensas, recomendaciones o comparación de precios. Cualquier cosa que no esté haciendo el ecommerce final o que esté haciendo mal te permite mejorarlo y dejar el cliente en bandeja.

Típicamente se suele hacer con Amazon, ya que son los que tienen que la catálogo más amplio pero este modelo podría hacerse con cualquier tercero.

La ventaja está clara: cero riesgos.

El inconveniente fundamental es que necesitas bastante tráfico para hacer el negocio rentable ya que las comisiones son claro mucho menores que lo que ganarías por venta en los otros modelos.

Por último, otra ventaja o desventaja según se mire es que no tienes trato con el cliente.

Ya que los márgenes son bajitos en este modelo se suele trabajar el posicionamiento en buscadores (SEO).

Marketplace

Modelo negocio market place

Este es el caso de vender tus productos dentro un marketplace como por ejemplo Amazon.

Tal cual suena, te creas una cuenta, añades los productos y a vender.

La clave para triunfar con este modelo, a parte de tener un buen producto, es conseguir un buen posicionamiento dentro del propio amazon.

No sabría decir si es más fácil o menos arriesgado que los anteriores modelos ya que dentro de este modelo existen varias opciones:

  • Puedes tener tú el stock y encargarte de los paquetes y los envíos.
  • Puedes enviar tus productos al almacén de Amazon y que ellos mismos los sirvan.
  • O incluso puedes hacer dropshipping dentro de amazon poniendo productos de un proveedor tercero.

Si tú eres propietario del producto, por ejemplo una fábrica de cuchillos, este modelo es muy interesante pues te beneficias de todo el trafico que tiene Amazon sin tener que preocuparte por mantener una plataforma.

Dependiendo de si los envíos los haces tú o Amazon tendrás la obligación o no de comunicarte con el cliente para cualquier problema.

Como desventaja frente al ecommerce tradicional la reducción del margen. Ya que los market places se quedan una comisión de cada venta.

En este caso se hace un marketing muy específico dentro del market place, orientado a hacer descripciones que te permitan salir en los resultados de búsqueda y sobre todo a conseguir reviews sobre tus artículos.

¿Has probado alguno de estos modelos?

¿te interesa? Sigue leyendo